• Deakos

Lapacho o Tabebuia avellanedae

La planta de Lapacho, aunque aún poco conocida y extendida en la medicina tradicional europea, se ha considerado siempre un concentrado de la virtud ya en los tiempos de las antiguas poblaciones de Brasil, Bolivia, Perú, Paraguay, Argentina, Islas Vírgenes y Bahamas. La fama de sus muchas propiedades se pierde entonces en las antiguas tradiciones de hierbas medicinales de América del Sur, cuando ya las poblaciones Inca utilizan sabiamente fragmentos de corteza,que se dejaban a remojo con agua tibia, sacando el extracto que contiene el fitocomplejo de principios activos conocidos hoy en día como Naftoquinonas (lapachol, Xiloidone), Antraquinonas y Quercetina, producidos por la planta por su misma defensa y protección contra los ataques microbianos parasitarios. En medicina integrada, el Lapacho se usa para diferentes propósitos y es especialmente apreciado por sus muchas virtudes garantizadas por la riqueza y variedad de sus componentes. Si dosificado correctamente (un promedio de 500 mg/día) y titulado en naftoquinonas (al menos 3%), es capaz de combatir eficazmente las infecciones fúngicas, episodios de candidiasis recurrente (a cargo de la piel y de las membranas mucosas), intestinal, cistitis recurrente, eczema y psoriasis gracias a una acción positiva contra las úlceras gástricas y duodenales, sin causar efectos secundarios significativos característicos de la terapia antifúngica común.


1 visualizzazione